Presenciales en Pazo de Mella

Presenciales en Pazo de Mella

Todo lo que necesitas para que tu boda sea única.

Cada boda es única. En Pazo de Mella, lo sabemos, y por eso ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de personificar su celebración nupcial. Aportamos nuestra experiencia y profesionalidad para ayudarles a diseñar la boda de sus sueños.

Para ello, cada pareja que decide celebrar su boda en Pazo de Mella cuenta con la figura de un coordinador, que le ayuda en todas las gestiones relacionadas con el evento y le asesora sobre las últimas tendencias nupciales.

Junto a esto, en Pazo de Mella ofrecemos diferentes y singulares servicios adicionales gracias a nuestra nutrida red de proveedores y colaboradores, que nos ayudan a hacer que cada boda sea singular y diferente. Entre estos servicios, por ejemplo, destacan los puestos presenciales de productos, una iniciativa que cada vez tiene mayor acogida en las celebraciones nupciales.

Si tus invitados son amantes de los buenos quesos, puedes instalar un carrito con los mejores y más selectos. De diferentes denominaciones de origen, gallegas y foráneas, con un buen queso acertarás seguro.

Sin duda, uno de los puestos presenciales más exitosos en las bodas gallegas actuales es el del pulpo. Á feira y recién hecho para cumplir las expectativas de los paladares más exigentes. ¡Éxito asegurado!

También podéis decantaros por instalar una estación de bivalvos, para que todos los que asistan a vuestra boda puedan degustar frescas navajas, ricas zamburiñas o magníficos mejillones procedentes de nuestras rías.

Si lo que queréis es sorprender a vuestros invitados con estupendos arroces (de marisco, con bogavante o negro, entre otros), podéis decidir instalar en el aperitivo una nutrida arrocería.

También es posible habilitar una filloeira. Las filloas son la versión autóctona de la crépe y pueden ser dulces (con nata, chocolate, azúcar o miel) o saladas (con grelos, langostinos chicharrones o queso). Una idea original que seguro encantará a vuestros invitados.

Ofrecer buen jamón ibérico al corte es una iniciativa que cada vez gana más adeptos en las bodas. En Pazo de Mella, os damos la posibilidad de instalar un puesto de este tipo, en el que los jamones se sirven con aceites variados.

Los amantes de los huevos y las tortillas encontrarán estupenda la huevería, un puesto en el que se elaboran mini tortillas de Betanzos o tostas hechas con huevos de codorniz y lascas de ibérico, entre otras opciones gastronómicas.

También es posible degustar estupendas brochetas, de solomillo, con verduritas o de rape con langostinos, por ejemplo, en una estación dedicada específicamente a su elaboración. Una original iniciativa que seguro tiene éxito en vuestra ceremonia nupcial

Aquellos más tradicionales, sobre todo en las bodas de invierno, pueden optar por instalar un puesto de pucheros en el que se elaboran magníficos productos autóctonos como callos o caldos gallegos

Finalmente, también es posible contratar otras opciones como la instalación de una vermutería, en la que, además de vermouth, se sirven patatas chips u olivas variadas. Junto a esto, otras estaciones ganan cada vez más adeptos como las de sushi o las de frituras del mar. ¡Opciones para todos los gustos, con precios adaptados a todos los bolsillo! ¡Consúltanos!

* Las fotos de las estaciones son orientativas, son susceptibles a ser modificadas.


Josmaga y Pazo de Mella: una alianza perfecta


El modo de trabajar de Pazo de Mella y Josmaga tiene un denominador común: el cuidado del detalle. Con frecuencia, en nuestro Pazo solemos decir que #DiseñamosElEventodeTusSueños y lo hacemos fomentando un trato exquisito y personalizado, adaptándonos a vuestras preferencias con el objetivo de conseguir que cada celebración sea única.

Para logarlo, tenemos que estar pendientes de cada detalle porque sabemos que son éstos los que nos permiten ir un paso por delante con respecto a nuestra competencia. Esa misma filosofía es compartida por Josmaga, que ofrece restauración de alta calidad.

En Pazo de Mella ponemos los fogones y Josmaga se encarga de preparar in situ el menú nupcial. Todo ello bajo la supervisión de la una magnífica profesional, Eva: la maitre de Josmaga para nuestro Pazo. Ella se encarga de coordinar todo el servicio y se responsabiliza de que todo esté perfecto.

En esta tarea, cuenta con la inestimable colaboración de los hermanos Bourkaib, responsables de Pazo de Mella, que ayudan a la maitre con los detalles del menú. Existe, pues, una complicidad plena entre ambas partes que repercute en un óptimo servicio al cliente.

 

Un convite inolvidable

Junto al gusto por el detalle, la filosofía de Josmaga como empresa de restauración aúna modernidad y tradición. Ofrece diferentes tipos de cocina y recetas que combinan los alimentos más tradicionales con lo mejor de la gastronomía actual. Todo ello encaminado a marcar la diferencia.

La creatividad es otra de las premisas de su cocina. Apostando por productos de una gran calidad, Josmaga no pierde de vista la innovación, con lo que está en condiciones de ofrecer una oferta gastronómica sofisticada, contundente y, sobre todo, deliciosa.

En Pazo de Mella contamos con los servicios de Josmaga en calidad de empresa aliada o partner. Ellos se ocupan de cocinar en los fogones de nuestra amplia y equipadísima cocina. Gracias a nuestra alianza con Josmaga, disfrutarás en tu celebración de un inolvidable convite con la mejor gastronomía.


Cinco momentos clave de una ceremonia nupcial

1.- La llegada de la novia

Es normalmente el instante más esperado del enlace. Sentados en sus butacas, los invitados arropan al novio, que suele esperar hecho un manojo de nervios la llegada de la novia. Una llegada que suele producirse, todo hay que decirlo, con un ligero retraso con respecto a la hora prevista para el inicio de la ceremonia. La aparición de la novia, que suele hacer su aparición del brazo del padrino, es siempre un emotivo momento que produce por igual lágrimas y aplausos entre los invitados. De camino bien al altar, bien al lugar de celebración de la ceremonia civil, la novia muestra por primera vez a muchos de sus invitados su secreto mejor guardado: su vestido.

2.- ¿El arroz o los pétalos?

Sí. El arroz ya vivió mejores tiempos, pero son muchos los que siguen lanzándolo a los novios una vez concluida la ceremonia nupcial. El origen de esta tradición se remonta al lejano Oriente y a un tiempo en el que su empleo era habitual como símbolo de deseo de prosperidad y fertilidad a las parejas de recién casados. Pero el arroz puede dañar el vestuario y el peinado de los novios. Por eso hoy son muchos los que han sustituido su uso por pétalos de rosa o de cualquier otra flor. Sin duda, la salida de los novios bajo una lluvia de arroz o de pétalos es otro de los momentos más especiales de una boda.

3.- Inicio de la comida

Muchas parejas aprovechan el momento en el que los invitados disfrutan del aperitivo para realizar el reportaje fotográfico de su boda. Aunque cada vez con mayor frecuencia, los novios acortan el tiempo que invierten en el Día D en este tema, ya que es frecuente ahora hacer fotos antes y después de la boda (sobre todo si en la jornada del enlace, no luce el sol). Sea como fuere, el momento en el que los recién estrenados cónyuges entran juntos al lugar de celebración del banquete es otro de esos instantes mágicos de una boda. Suelen hacerlo entre aplausos mientras suena una pieza musical especialmente elegida para la ocasión. Y son muchos los que en este momento deciden, además, partir simbólicamente el pastel nupcial.

4.- Los primeros compases

Son los novios los que habitualmente inauguran el tiempo para la música en una boda. Y lo hacen marcándose un bailoteo especial, que han ensayado ¿decenas? de veces anteriormente. Bien se elija una pieza de pop comercial, de rock alternativo o de reggaetón,  no hay duda de que la apertura del baile es otro de los momentazos más importantes en una boda.

5.- ¡La barra libre!

¿Para qué vamos a engañarnos? ¡Aquel que diga lo contrario, miente! Todo el mundo espera ansioso la apertura de la barra libre en una boda. Cervezas, copas y cócteles nos ayudan a desinhibirnos y a dar lo mejor de nosotros mismos en la pista de baile.